miércoles, 10 de octubre de 2012

Qué pereza me da todo. Me da pereza encontrarme conmigo misma y contigo, seas quien seas, hablar durante la cena, abrir el libro, leer recetas e ir a comprar. 
Tengo pereza de la prisa y de los preparativos y también del móvil y del ordenador. 
Creo que he entrado en el bucle de ese momento en que sabes que deberías seguir estudiando (un máster, cursos, academias...), o seguir echando curriculum, coger un avión y plantarte en el extranjero o hacer algo adulto. Sin embargo me da pereza. Sigo con mis clases particulares y mis costuras, mis tareas de casa y los calendarios con fechas para futuras ferias. No sé si me estoy echando a perder o hago lo correcto, pero el caso es que me veo en medio de tanta faena social y la verdad es que no colaboro lo que debiera.


Luego están los amigos, a los que no respondo, y es que parece que no esté para nadie con este lío de días que no tienen 24 horas, sino 8. La familia al otro lado del teléfono y la lista de tareas pendientes que es infinita y sigue creciendo, creciendo, creciendo...

No quiero buscar música, ni tiendas ecológicas online, pero sin embargo me descubro a mí misma enredada en este jaleo de páginas web cuando a penas tengo 5 minutos para lavarme los dientes y salir corriendo de casa. (¿Por qué digo casa, sin "la" delante? ¡Ni que yo ya hablara así!). Total, un desbarajuste, porque es que por olvidarme, me he olvidado hasta de escribir, ¡yo que quería dedicarme a ésto y fíjate cómo me expreso! Se juntan unas palabras con otras, malsuenan repeticiones y puntos fuera de lugar... Claro, como ya no escribo... 

Estoy cayendo en un abismo espiritual que no sé yo a qué lugar conduce. He vuelto a recaer en prejuicios y distinciones físicas, en odios sin sentido y en nervios adolescentes. Para cogerme por los hombros, sentarme en una silla y decirme cuatro cosas muy claras, estoy. 

Así que nada, en medio de todo este ovillo absoluto de idas y venidas, de cosas que te cogen y te sueltan, siento que la vida pasa, contigo a mi lado. Y me pregunto cuándo llegará el momento de tomar decisiones. Me gustaría que los cambios se amontonasen en la puerta de "la" casa y que sólo tuviéramos que abrirla y dejar que pasaran de uno en uno. 

Veremos qué trae el tiempo, al menos estás aquí y eso me reconforta.

3 comentarios:

LaNiñaMariposa / JemapelleMidori dijo...

Bah, el mundo esta loco.
Para que complicarse en decidir?
Haz simplemente lo que más feliz te haga!!!!

y quien te quiere de verdad, siempre te va a entender.

Muchos besos Lao preciosa!

vive vive y vive!

Ramon Suarez dijo...

Las cosas llegan cuando tienen que llegar y la mayoría de las veces no se pueden buscar. Te puedes hacer la encontradiza, pero no siempre funcionan. Así que lo que tenemos que hacer es estar preparados por si acaso y bueno, sino ocurre, pensar que es que no tenía que ocurrir. Y si ocurre, pues eso, no perder el tren. No te preocupes porque en nada nos vamos a meter en algo nuevo, online, que te va a tener ocupada y te va a reconfortar.

Estás haciendo lo que se puede hacer, que no es poco. No te sientas mal por lo que no haces, sino bien por lo que sí haces.

Te quielo.

Sístole dijo...

Te cojo por los hombres,te siento en una silla y te digo cuatro cosas muy claras:
"plantarte en el extranjero o hacer algo adulto".
Vivir de una manera consciente,te parece poco adulto?
El momento de tomar decisiones es ya, y no tomar decisiones es ya una decisión en sí misma, tb lo es decidir fijarme en todo lo que no hago dejando de lado lo que sí hago, o lo que es peor, castigarme a mí misma con todo lo que podría hacer y NO QUIERO hacer, (puedes conducir un camión porque mi primo aquel que se fue a London es camionero, pero...yo quiero ser camionera en London...?)
A lo mejor todo eso "adulto" que crees que deberías hacer...sí lo haces, o acaso poner lavadoras, dar clases, ir en bici a ellas, recorrerte el mapa con eso que coses porque sí, estar pendiente de esto y de lo otro...no es adulto?
Y es más, comentan por aquí arriba que hay proyectos online pululando...que más quieres tú? no llevas estudiando toda tu vida...? Quizás ahora sea momento de otra cosa, otra cosa que no merece ser metida en ninguna etiqueta de "cosa adulta", "hacer lo que culturalmente debo", "hacer algo que cumpla las expectativas de los demás, pero no las mías".

Y por último, la cuarta cosa de esas cuatro cosas que te digo bien claras. Respecto a los amigos, (me incluyo en ese apartado) no contestes si te da pereza. Yo tambien estoy, sin estar. Y esa es la magia.

Ten un buen día, perezosa ;)
Y no olvides el LA delante de casa, mierdah! Hazme ese favor.