lunes, 6 de febrero de 2012

Me gusta enredar los brazos bajo tu espalda cuando te vas quedando dormido. Tienes la textura suave del tallo de un tulipán, que se resbala entre los dedos con delicadeza y elegancia. 

Me gusta que me sorprendas con flores, con besos precipitados, con la toalla cerca de la ducha al salir, con un abrazo mañanero, con platos sanos que se hacen a lumbre muy lenta. Con películas que se detienen para que lleguen los besos y el cerrar de cortinas. 

Me gusta la luz cuando amaneces a mi lado, el silencio en las caricias. El paso de tu mano. 

Gracias por estar aquí. Esta vez, la despedida va a ser diferente, porque sólo vamos a pensar en el regreso.


2 comentarios:

Ramon Suarez dijo...

Cada día me gustan menos las despedidas, y es porque cada día estoy mejor a tu lado. Siempre digo lo mismo: espero que esta sea la última. Pero luego nunca es. Así que eso, vamos a hacer que esta vez sea diferente y solo pensaremos en lo bueno.

Que tengas un buen día.

Te amo.

LaNiñaMariposa / JemapelleMidori dijo...

El tiempo pasa deprisa...
ya verás...

besos!